• DANILO MEDINA PRESIDENTE REPUBLICA DOMINICANA PODIUM PALACIO

XII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe. Discuso del presidente Danilo Medina

.

Muchas gracias a todas y todos por invitarme a participar de esta actividad.

Sean bienvenidas y bienvenidos a nuestro país a todas y todos los presentes en este evento.

Espero que estén disfrutando de su estadía y de la hospitalidad del pueblo dominicano.

Quiero dar las gracias especialmente a la CEPAL, por su invaluable aportación para la realización de esta Conferencia, y a todas y todos los que han hecho posible que hoy nos encontremos.

No me cabe duda de que estas jornadas servirán para el intercambio fructífero y la puesta en marcha de iniciativas en favor de la equidad y el desarrollo de las mujeres que todos deseamos.

Es un honor para mí ser parte de esta iniciativa que muestra, una vez más, el compromiso firme de nuestra región por lograr la plena inclusión de la mujer en todos los ámbitos de nuestras sociedades.

Y es una ocasión perfecta para renovar y reforzar mi propio compromiso y el compromiso del gobierno que presido con la mujer dominicana.

Sin duda, las nuevas tecnologías nos ofrecen herramientas muy valiosas para avanzar a gran velocidad en este camino y estamos comprometidos con su implementación; con la eliminación de la brecha digital en la República Dominicana y con la inserción cada vez mayor de las dominicanas en el terreno de la ciencia, de la tecnología y la sociedad del conocimiento.

Sin embargo, junto a estos retos futuros, tenemos también carencias que vienen de nuestro pasado y que tenemos que enfrentar, de forma decidida y concreta, para alcanzar la sociedad que aspiramos y queremos.

Las desigualdades sociales y de género constituyen hoy nuestro principal desafío para construir una economía más justa, una sociedad más solidaria y una democracia más sólida, sustentada en una ciudadanía activa, organizada y participativa.

Ha llegado la hora de asumir, con seriedad, el desafío de reducir las brechas que nos separan como sociedad y avanzar, juntos, hacia nuevos niveles de desarrollo.

Queridas amigas,

Debemos reconocerlo sin tapujos.
Nuestro país tiene todavía una importante deuda con sus mujeres.

Estamos aún lejos de haber incorporado todo el potencial que tienen a ámbitos como la economía, la política, o la cultura.

El ejemplo más claro de esta deuda son las decenas de miles de hogares encabezados por madres solteras, lo que en la práctica significan miles y miles de madres que deben hacerse cargo solas, o con poca ayuda, de la crianza de sus hijos.

Esas hijas e hijos son la siguiente generación de dominicanos, son el futuro de nuestro país.

Y estamos dejando toda la responsabilidad sobre los hombros de esas madres.

Es una carga muy grande y muy pesada para que puedan llevarla solas.

Por eso, uno de los compromisos fundamentales que establecimos desde mucho antes de llegar al gobierno fue asegurarnos de que esas mujeres no sigan llevando solas ese peso.

Les dije siempre que estaríamos a su lado, que no las abandonaríamos.

Y llevamos más de un año trabajando, de diferentes maneras, para que así sea.

Para cumplir con la palabra dada y saldar, día tras día, la enorme deuda que arrastramos desde hace décadas.

Las mujeres dominicanas enfrentan, como todos sabemos, múltiples retos interconectados.

Pero en la base de ellos, se encuentra una misma cuestión:
la falta de independencia económica, que se agrava con la falta de independencia física y política.

Las causas de esa dependencia son diversas.

Van, como sabemos, desde la cultura sexista, hasta la falta de acceso a la educación y al crédito o la maternidad temprana.

Sin embargo, el resultado es el mismo.

Mujeres sin ingresos y con escasas posibilidades de obtenerlos que, o bien dependen de otra persona para garantizar el bienestar de su familia, normalmente un hombre, o bien se ven abocadas a reproducir el modelo de pobreza que recibieron.

Es por eso que este gobierno está decidido, en primer lugar, a crear las condiciones que permitan a la mujer dominicana conquistar, definitivamente, su independencia en todos los ámbitos y, con ello, los espacios que le corresponden por derecho en la sociedad dominicana.

Para lograr esta meta estamos decididos a acompañar a las mujeres en todas las etapas y facetas de su vida.
Sea como estudiantes, como trabajadoras, como madres o como emprendedoras.

Nuestro gobierno entiende la equidad de género como un eje transversal que atraviesa todas las políticas y está siempre presente en las tomas de decisiones.

Por tanto, ese apoyo ya se ha hecho patente de diferentes formas, y quiero, si me lo permiten, destacar algunas de ellas.

Lo primero que quiero resaltar es el impulso sin precedentes que se está dando a las dominicanas para facilitarles el acceso al crédito y al emprendedurismo.

Para que se hagan una idea, el 70% de los créditos que concede la iniciativa Banca Solidaria son destinados a mujeres.

Esto significa que miles de mujeres pobres que anteriormente tenían cerradas las puertas al financiamiento encuentran ahora el apoyo y el asesoramiento para montar una microempresa y romper, así, con la dependencia económica.

Y junto a este motor de pequeñas iniciativas empresariales estamos impulsando también a las asociaciones y cooperativas de mujeres en el campo, para que multipliquen sus ingresos trabajando juntas.
Es el caso de las productoras de chocolate en Altamira, en la provincia de Puerto Plata o Vicentillo de la provincia de El Seibo o las de tilapias en La Bombita, de la provincia de Barahona, por dar solo algunos ejemplos.

Trabajadoras incansables que, con el apoyo del gobierno, están saliendo adelante y multiplicando los ingresos de sus familias.

El otro gran pilar, sin duda, es la educación.

Y en este ámbito nuestro gobierno está realizando importantes transformaciones en las que ellas son protagonistas, de diferentes maneras.

En el plan nacional de alfabetización, que deberá llevarnos a declarar nuestro país libre de analfabetismo en 2014, ellas tienen el liderazgo y la mayor participación, son el 60%.

En la implementación de la tanda extendida en nuestras escuelas, con desayuno y almuerzo gratuitos, las dominicanas tienen también mucho que ganar.
Porque, de esta forma, tienen más independencia y tiempo para dedicarse a su propia formación o a trabajar, con la tranquilidad de que sus hijos están en buenas manos.

En este mismo sentido, estamos desarrollando también el Plan Quisqueya empieza contigo de atención a la primera infancia.

Esta iniciativa está construyendo y habilitando cientos de estancias infantiles y centros comunitarios gratuitos, que darán apoyo a las madres en su quehacer diario.

Evidentemente, todas las mejoras del sistema educativo que hemos puesto en marcha gracias a la asignación del 4% del PIB a la educación, serán también para beneficio de nuestras niñas y jóvenes que hoy son mayoría en las aulas de educación media y superior.

En este sentido vale la pena mencionar la ampliación que se ha realizado del programa de becas, con énfasis en la población de escasos recursos y, especialmente, en las madres solteras en el caso de becas nacionales.

De la misma forma, hemos puesto en marcha una expansión sin precedentes de la educación para adultos este año, que incluye también una amplia oferta de formación profesional que beneficiará a las mujeres.

En definitiva, no nos cabe duda y está probado en todo el mundo:

una de las mejores inversiones que puede hacer un país es en la formación de sus mujeres.

Esto es así, no sólo por el enorme potencial que pueden aportar, sino también por el papel multiplicador del conocimiento que ejercen dentro de sus familias y de toda la sociedad.

Amigas y amigos,

Sin duda la educación y la independencia económica harán mucho por ayudar a las mujeres dominicanas a alcanzar la plena igualdad.

Sin embargo, especialmente en un país donde perviven fuertes desigualdades, también es importante tener en cuenta el acceso a la salud.

En este sentido, quiero reafirmar en primer lugar el compromiso de este gobierno con la mejora de la atención

materno-infantil.

Estamos trabajando para reducir drásticamente nuestras cifras de mortalidad en madres y recién nacidos.

Además, el gobierno está impulsando y ampliando el sistema de seguridad social y la red de atención primaria como nunca antes.

Entre otras acciones, hemos eliminado las cuotas de recuperación en los hospitales públicos e incorporaremos 450,000 personas cada año al régimen subsidiado de seguridad social, todo ello con el objetivo de garantizar el acceso universal y gratuito a la salud.

Señoras y señores:

Para terminar, quisiera referirme a un tema que se aleja un poco del programa central de este evento pero cuya importancia lo hace estar siempre vigente cuando hablamos de política de género.

Quiero reafirmar que la posición del gobierno, hoy y siempre, frente a la violencia contra las mujeres es firme
y clara: tolerancia cero.

Tolerancia cero ante los feminicidios, ante los abusos sexuales, muchas veces de niñas y preadolescentes, ante el maltrato y ante la injusticia.

En definitiva, tolerancia cero ante la violación de los derechos fundamentales de las mujeres.

Defender y proteger a las dominicanas es, por tanto, una tarea de primer orden y así lo considera el gobierno.

Por eso, estamos trabajando, desde el primer día, en este sentido.

Tenemos el compromiso de realizar una labor integral, que abarque desde la educación y prevención en las escuelas, hasta la implementación del programa Vive Mujer, destinado a dar toda la protección necesaria a las víctimas de la violencia.

Ese fue nuestro compromiso siempre y es ahora nuestra responsabilidad.

Señoras y señores

Quienes me conocen saben bien que vivo rodeado de mujeres.

Pues, vivo con mi esposa y mis tres hijas. Por tal razón siento un profundo respeto por ellas y reconozco el valor que tienen.

Por eso, me siento feliz y satisfecho de reafirmar mi compromiso con las mujeres y de poder garantizarles que, desde mi posición como Presidente de la República, voy a hacer lo que esté en mis manos para que ocupen el lugar que les corresponde por derecho en nuestra sociedad.

Celebro que nuestro país sea el anfitrión de este encuentro que nos mostrará nuevos caminos para garantizar la igualdad de derechos y oportunidades de las mujeres en nuestras sociedades.

¡Vamos a darles el apoyo del gobierno y de todos los sectores!

Unamos, pues, nuestras voluntades y capacidades para construir sociedades más justas y más equitativas para que todas nuestras mujeres puedan ser cada día más felices.

¡Muchos éxitos!

¡Manos a la obra!

¡¡Muchas gracias!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>